Urbanismo retira los veladores de un bar por no tener licencia

Retiran de manera forzosa desde Urbanismo veladores SIN licencia en la plaza del Arenal

Urbanismo se ha tomado muy en serio recuperar la Disciplina Urbanística en Jerez después de años mirando para otro lado en cuestiones como las necesarias licencias de obra y aperturas de negocio o a la hora del cumplimiento de ordenanzas municipales como las que regulan la instalación de veladores en la vía pública o la publicidad exterior. Urbanismo, con José Antonio Díaz como responsable político al frente, va a agilizar todos los trámites para este tipo de solicitudes pero también ha dejado claro ya que actuará contra quienes no respeten las normas. “Jerez no puede ser el Salvaje Oeste”, reconocían recientemente los propietarios de la cafetería-restaurante La Vega, después de poner a punto el establecimiento sin la preceptiva licencia de apertura y primera utilización.

Esta misma semana se ha ordenado la retirada forzosa de veladores sin licencia de bares de la plaza del Arenal. Después de que se levantara acta de inspección y de que se hiciera entrega de la notificación con el inicio del expediente sancionador a los bares La Concha II y El Chicharrón, técnicos de Disciplina Urbanística, según ha podido saber lavozdelsur.es, y como ya es visible en la plaza, han ordenado la retirada de los veladores ilegales y demás estructuras móviles por carecer de la preceptiva licencia.

En el caso de El Chicharrón, han confirmado fuentes municipales a este medio, ya habría pagado la tasa anual para poder contar con veladores en la vía pública, por lo que podrá restablecer su terraza de acuerdo a la normativa. El referido bar La Concha ya recibió notificación de apertura de expediente sancionador hace unos meses por almacenar mesas y cajas de refresco en la vía pública, una práctica extendida en otros negocios hosteleros del centro y de otras zonas de la ciudad, hasta donde Urbanismo tiene pensado extender la fiscalización del cumplimiento de las normas municipales.

El trabajo coordinado de los técnicos de Urbanismo y la Policía Local vuelve, por tanto, a dar sus frutos después de que durante años comprobaran como en muchos casos los propietarios que incumplían la normativa sabían de antemano que las inspecciones y notificaciones caerían en saco roto ante la desidia de la gestión política municipal. De alguna manera, se está ante un restablecimiento de la normalidad en la gestión municipal, también en materia de vigilancia y control en la aplicación de las ordenanzas.

Google Plus
{{ message }}

{{ 'Comments are closed.' | trans }}