Mujer viajando 5

Lleva más de 12 años viajando y se ha ahorrado más de 100.000€

Hoy conoceremos la historia de Nora Dunn, una mujer que, desde el año 2006, viaja por el mundo como si no hubiera un mañana. Utilizó su plan de pensiones para esto y, desde entonces, se ha tomado lo de pillar aviones como una profesión, habiendo escrito libros sobre el tema y todo.

Según ella misma ha contado en su blog, se encontraba en Cuenca, Ecuador, con su gato en el regazo, cuando se le cruzó esta idea por la cabeza y, desde entonces, se ha dedicado a ello con empeño y cariño. Consiguió lo que parecía imposible: viajar mucho y conseguir dinero con ello… la pregunta es, ¿cómo lo hizo?.

«Mientras trabajaba en el plan de pensiones de otras personas y en cómo hacer que pudiesen seguir el estilo de vida que deseaban, me di cuenta de que en algún momento de mi vida, sin darme cuenta, había olvidado mis propios sueños y mis propias metas. Desde que tengo 9 años, mi sueño siempre ha sido poder viajar por todo el mundo, como si estuviese constantemente de vacaciones», escribía Nora en su blog.

Para ella, lo fundamental es gestionar bien los gastos. Si se domina este factor, lo demás está cantado: «Siempre me había dedicado a planificar las finanzas de la gente. Empecé a administrar concienzudamente mis gastos y me sorprendí al descubrir lo barato que me suponía en realidad estar constantemente viajando. De hecho, me costaba bastante menos que lo que había pagado en otras ocasiones para poder vivir en algún lugar», aseguraba.

Dunn explica que una de las primeras cosas a las que renunció, fue el hecho de quedarse en grandes hoteles de lujo. En cambio, optó por vivir una vida ‘más local’, la propia de aquellos sitios que visitaba.

También deja claro que, su estilo de vida, no es el propio de alguien que está de vacaciones y, si no se cuenta con ahorros, se deberá trabajar de aquello que podamos:

«Además de trabajar en lo que sea que estés trabajando para poder soportar la carga económica que supone estar de viaje constantemente, hay que sumar el esfuerzo que requiere estar en continuo movimiento, tener que estar buscando un lugar nuevo donde alojarse cada poco tiempo, averiguar cómo poder hacer la mudanza, calcular cuánto supondrá tener acceso a las necesidades básicas en cada lugar… Todas estas cosas implican mucho tiempo de organización y esfuerzo… pero es necesario para no fallar en nuestro objetivo».

Ella explica también que, evidentemente, esto hace que tenga que estar constantemente buscándose la vida. Pero que, por el contrario, tiene una cantidad de experiencias que ‘no tienen fecha de caducidad’. Explica que, al habérselo montado tan bien, nunca tiene prisas y prácticamente ninguna preocupación.

«No tengo un salario desorbitado, pero sí soy prudente acerca de cómo gasto mi dinero durante mis viajes. Cuando consigo no pagar por el alojamiento y voy sin prisas, mis gastos son increíblemente bajos. He conseguido ahorrar más 100.000 euros buscando bien los alojamientos. Tampoco me compro muchas cosas, ya que todo lo que tengo es lo que llevo encima».

Eso sí: según confiesa, viajar mucho implica exponerse a muchas cosas, como enfermedades o fenómenos naturales que, en más de una ocasión, han estado a punto de costarle la vida:

«Actualmente, estoy muy ocupada pensando en cómo será mi próximo libro. Estoy pensando en ponerle de título: ‘Esto no es un blog de viajes: Historias de 10 años de viaje que ningún blogger de viajes podría publicar jamás.'».

«Por suerte, todo lo que he vivido ha sido diferente, salvaje y maravilloso», concluye.

Google Plus
{{ message }}

{{ 'Comments are closed.' | trans }}